Torturas de la Escuela de Investigaciones

La noticia publicada en El Ciudadano pone los pelos de punta a cualquiera. Según el diario, existió a lo largo de varias décadas, entre los años 70 y 90, un profesor de la Escuela de Investigaciones llamada Miguel Bravo Boado enseñaba e impartía tortura a los futuros investigadores en Chile. Profesaba disciplina a través de lo que él llamaba la Lora, una maquinaria de potente efecto magneto con la que transmitía corriente eléctrica al cuerpo de sus alumnos. También fomentaba el acoso entre ellos, procurando que los más aventajados discípulos se encargaran de enseñar a los estudiantes que se oponían o mostraban resistencia a este tipo de prácticas. Uno de los últimos y ahora ex policía, Ricardo Bopp, presentó en 2015 una querella contra la institución y los dirigentes ministeriales que cerraron los ojos ante los hechos.

Antecedentes del ex-policía

Torturas de la Escuela de Investigaciones 1

Ricardo Bopp es hijo de Raúl Bopp, un ingeniero que fue interrogado y torturado por el CIRE (Centro de Inteligencia Regional) en tiempos de la dictadura chilena. Cuando murió su padre en 1982, Ricardo  ingresó en la academia de la policía civil sin saber que allí se encontraría con Osvaldo Harnisch, ex miembro del CIRE, el inspector Juan Saldías, ayudante del CNI, y Miguel Bravo, profesor apodado por su alumnado como “Loco Bravo”. Estos tres tomaron especial interés en los antecedentes familiares de Bopp, algo que sin duda cobra especial relevancia según se avanza en el testimonio.

El acoso sufrido por el investigador

Torturas de la Escuela de Investigaciones 2

Bopp era castigado constantemente y humillado por Bravo. Entre los castigos impartido en la Escuela de Investigaciones que figuran en la declaración de Bopp está permanecer casi tres horas frente a un muro, golpes con la regla en muslos, nalgas, manos y pies, ayuno forzado y encierros en el pabellón deportivo trotando con un pie descalzo de madrugada. Estas medidas disciplinarias fueron convirtiéndose en tortura a medida que pasaba el tiempo, yendo en aumento día tras día. El ex-policía chileno fue encañonado en la sien con una pistola Browning de 9 milímetros con una bala en la recámara y tuvo apostada en su piel en diversas ocasiones la famosa Lora del profesor Bravo. Bopp solicitó su retiro temporal del cuerpo en 1984.

La historia de la Lora

Torturas de la Escuela de Investigaciones 3

La historia de este mecanismo se remonta a la década de los setenta, cuando una cuadrilla de detectives apodados “Los Papis” interrogaba a presos políticos en una parrilla, conectada a un magneto con dos cables a cuyo extremo había dos llaves simples que se apoyaban en el cuerpo del delincuente para transmitir corriente eléctrica. La Lora, aparece retratada en más de un expediente del tiempo de Pinochet, y fue usada por la DINA en cuarteles policiales, contra subversivos y delincuentes comunes. Cómo acabó en las manos de Bravo se desconoce, pero Bopp asegura que la sacaba ante su alumnado envuelta en paños de terciopelo.

La tortura como método disciplinario

Torturas de la Escuela de Investigaciones 4

El uso de la tortura como método disciplinario o interrogativo  sigue hoy en día en práctica, pero de manera clandestina. Atenta por entero contra la Declaración de Derechos Humanos. La historia relatada por Bopp, en la que elementos  y agentes formaron parte de este tipo de prácticas es sólo un ejemplo más del horror al que puede llegar el ser humano. La implicación de la Lora y del profesor Bravo en sucesivos casos de desaparición y homicidio hacen suponer que la utilización de la tortura como adoctrinamiento sigue activa, algo que la Justicia debe detener. Las autoridades deben velar por la seguridad, la dignidad y los derechos de las personas y no ejercer un abuso de ella. La querella interpuesta por Bopp presenta diversos testimonios que corroboran lo dicho por el demandante, testigos y víctimas de las malas prácticas y enseñanzas de un hombre sin valores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *