Teléfonos interceptados actúan como micrófonos

Una reciente sentencia del Alto Tribunal Supremo afirma que cualquier teléfono pinchado por los cuerpos nacionales de seguridad puede convertirse en un micrófono ambiente sin necesidad de que el objetivo del espionaje descuelgue, tal y como nos informa el portal tecnológico Xataka. Esta posibilidad ya era conocida por los agentes y ahora que se avala su práctica por un organismo superior trasciende. La grabación, previa autorización judicial, se efectuará desde que se termina de marcar el número hasta que el que realiza la llamada decida.

Confirmados como micrófonos ambientales

teléfonos pinchados micrófonos espía 1

Acorde con las infromaciones vertidas por ElDiario.es , el Tribunal Supremo avaló la práctica de esta técnica en una sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra el pasado 3 de Mayo. Los objetivos de dicha investigación por parte de los cuerpos nacionales de seguridad eran cinco personas acusados de tráfico de drogas. Éstos presentaron un recurso alegando que los agentes habían cometido ciertas irregularidades en sus grabaciones, ya que en una de ellas se escuchaba una conversación mantenida entre uno de los condenados y su hijo de seis años. El hombre defendía haber mantenido esa conversación antes de atender la llamada. Además, sostenía que las Fuerzas habían burlado su derecho a la intimidad personal y familiar utilizando su terminal móvil como micrófono ambiente. Ante esto, el Supremo responde alegando que las conversaciones interceptadas abarcan desde el mismo momento en que se pulsa la opción de llamada, y el momento en que suenan los tonos, antes de coger el teléfono, está incluido aunque el destinatario no responda.

La posibilidad que ofrece Sitel

teléfonos pinchados micrófonos espía 2

La capacidad técnica para convertir los teléfonos móviles intervenidos judicialmente en micrófonos ambiente viene dada gracias a la instauración de Sitel, el nuevo Sistema de Intercepción Telefónica. Éste comenzó a ser utilizado en 2004 según explicaron fuentes policiales. Para su utilización es necesario que la Policía o la Guardia Civil, las dos centrales de monitorización de la plataforma informática, presente una petición razonada al juez para pinchar el número de un sospechosos. Si la respuesta es afirmativa, el mandamiento judicial expedido debe ser presentado en la compañía telefónica del objetivo para que la línea sea liberada y pueda acceder el sistema. Sitel permite activar la grabación desde que comienza a sonar el teléfono e incluso ofrece la posibilidad de decidir en qué momento dejarlo. Bien podría ser después de que acabara la conversación pero el Tribunal Supremo descartaría que toda la información recogida después de finalizar la llamada sirviera como prueba en una investigación. El Sistema de Intercepción Telefónica no sólo almacena grabaciones de llamadas entrantes, también las salientes, así como el contenido de los mensajes de texto o los correos electrónicos. Además, ofrece la posibilidad de eliminar el sonido ambiente ajeno a las voces y cuenta con un transcriptor de conversaciones para cuando existe buena calidad de audio.

Polémicas referentes a Sitel

A finales del año 2009, los dirigentes de un partido de la oposición acusaron al por aquel entonces Ministro de Interior de utilizar Sitel para espiar a millones de españoles. No hubo pruebas de que el sistema fuera utilizado para pinchar teléfonos sin autorización judicial previa y la polémica de que se habían interceptado conversaciones a través de la plataforma informática se desestimó. Esta no es ni será la última acusación al Gobierno de espionaje electrónico de la población. Un ejemplo lo encontramos en Estados Unidos cuando, en el año 2013, Edward Snowden filtra a los medios escritos la existencia del programa de vigilancia masiva PRISM. Según informa la plataforma web RT, el ex empleado de la CIA y de la NSA ha difundido recientemente un vídeo a modo de tutorial para evitar que nos espíen a través de nuestro aparato telefónico en el que extrae las dos cámaras del dispositivo, así como el micrófono. Pero la principal controversia la encontramos cuando se habla de privacidad, sobre si la utilización de móviles como micrófonos ambiente, previa autorización judicial, atenta contra el derecho a la privacidad tras un velo de falsa protección. Lo cierto es que sea una herramienta de seguridad o de espionaje, el sistema Sitel ya ha sido aceptado por el Supremo y el equilibrio entre privacidad y la lucha contra el cibercrimen se tambalea.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *