Cómo abrir una caja fuerte: los métodos más comunes

A la hora de comprar una caja fuerte, es esencial informarse además de sobre los tipos de cerradura que contienen, sobre el grosor de sus paredes o sobre la seguridad que ofrecen, también acerca de los métodos más comunes de apertura de cajas fuertes que los delincuentes utilizan.

Al fin y al cabo, las técnicas que se emplean hoy por hoy no son las de antes, y más de uno seguro que adquiere una caja fuerte sin conocimiento de estos métodos y resulta que su caja fuerte es la más fácil de abrir. Por ello, y para que puedas pensar con un poco más de conocimiento sobre el tema qué caja fuerte adquirir para tu negocio o tu hogar, aquí te dejamos con los métodos más comunes para abrir cajas fuertes.

Caja fuerte abierta

Cómo abrir una caja fuerte cerrada

 

El primer método que os vamos a traer sólo funciona con las cajas fuertes más antiguas, ya que es una técnica que antaño se utilizaba muy a menudo pero hoy por hoy existen métodos más eficientes. Consiste en romper los pernos o las bisagras de la caja fuerte, para lo cual hay que utilizar un destornillador de palanca ancha, que introduciremos en la esquina en la que se encuentran las bisagras con un martillo. Una vez introducido, tan sólo deberemos hacer presión para ir cortando los pernos que sostienen la puerta.

El segundo método que os recomendamos es, si la caja fuerte tiene reloj, con la ayuda de una piza de punta levantar el lateral izquierdo de la chapa lo máximo que podamos, hasta que observemos un tornillo que debemos quitar. Una vez sustraído, cogemos un alambre de acero, de una medida inferior a la del orificio, y lo metemos hacia dentro como si buscáramos el dial.

Debemos ejercer presión poquito a poquito hasta notar que hace tope con el primer disco, y comenzamos a girar el reloj lentamente hacia el lado derecho. Llegará un momento en el que se encuentren el alambre y la ranura del disco, y se caerá hasta la combinación central, lo que significa que hemos encontrado el primer número. Repetiremos estos pasos pero en sentido inverso cada vez hasta que hayamos conseguido todos los números del código.

Por último, la tercera manera de abrir una caja fuerte es realizar un agujero con un taladro en el anillo que está al lado del reloj, justo en el centro, y cuando atravesemos el anillo debemos continuar hasta la puerta de forma inclinada, apuntando hacia el centro del reloj. Una vez tengamos acceso al interior de la caja fuerte, debemos manipular el reloj con la ayuda de un cable de acero como en el método anterior.

Esperamos que estos consejos os hayan resultado útiles, seguro que si en alguna ocasión perdéis la llave de una caja fuerte u os olvidáis de cuál es la combinación esta información os vendrá como anillo al dedo. Aunque probablemente, si es este el caso, lo mejor sea llamar a un cerrajero. Pero y lo satisfecho que se queda uno al abrir una caja fuerte por sí mismo, ¿eh?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *